¿Qué es?

El nacimiento de un bebé puede desencadenar una mezcla de fuertes emociones, desde la alegría y el entusiasmo por la reciente llegada hasta la ansiedad y  el miedo de que vendrá. Sin embargo, puede derivar en algo que podrías no esperar: depresión postparto. 

La depresión posparto es un tipo de depresión, que puede ser intensa o moderada, que se presenta después de que la mujer haya dado a luz.

Si bien suele ocurrir poco después del parto, sobre todo en los tres primeros meses posteriores al mismo, se puede producir hasta un año después.

Depression postparto

¿Quieres consultar con una especialista?

QUIERO UN TURNO

Nuestros horarios de atención son de 9:30 a 12:30 y de 16:00 a 21:00

    ¿Quieres contactar con una de nuestras especialistas?

    nos pondremos en contacto contigo para confirmar el horario por whatsapp o teléfono.

    Causas

    Las causas concretas de la aparición de la depresión tras el parto se desconocen y pueden ser varios los motivos. Se sabe que durante el embarazo y después de dar a luz los niveles hormonales se ven alterados, lo que influye en el estado anímico y puede causar angustia, apatía, irritabilidad y otras emociones y sentimientos que pueden llevar a un estado de depresión. Además de los trastornos hormonales, existen una serie de factores ambientales o situaciones que se producen a raíz del parto y que también condicionan el ánimo de la madre, como:

    • Parto traumático: sea por causa de violencia obstétrica, dificultades que se presenten en el nacimiento como por ejemplo: distrés respiratorio (dificultad del recién nacido para adaptarse al medio externo), entre otras.
    •  
    • Ausencia de sostén afectivo: El sentirse solas suele ser uno de los sentimientos más frecuentes y repercute negativamente.
    •  
    • Disponer de menos independencia: Un hijo/a necesita cuidados y atención durante todo el día, por lo que la madre ve reducido de forma drástica su tiempo libre y su ocio, algo que puede llegar a causar malestar y estrés.
       
    • Cambios físicos tras el parto: Durante el embarazo y después de dar a luz, se producen una serie de cambios físicos y estéticos que pueden distorsionar la imagen de sí misma de la madre, como la aparición de estrías o el aumento del volumen del abdomen o de sus pechos, entre otros.
       
    • Cambios en las relaciones sociales y laborales: Comienzan a disponer de menos tiempo para destinarle a las actividades sociales y en muchas mujeres suele ser un motivo de mucho malestar.
       
    • Inseguridad: En ocasiones, algunas mujeres experimentan una excesiva preocupación por su capacidad para ser madre. Pueden sentirse poco preparadas y superadas por la situación y las responsabilidades, lo que puede conducir a situaciones de ansiedad, estrés y depresión.
       
    • Pocas horas de sueño: las rutinas de sueño se ven alteradas y esto suele provocar irritabilidad y desánimo.